La EPA reafirma bases científicas, económicas y jurídicas acerca de los límites para las emisiones tóxicas

Tomar medidas aseguraría una protección continua para los niños y las comunidades vulnerables

February 1, 2022

Contact Information

WASHINGTON (31 de enero de 2022) Hoy, la EPA propone reafirmar las bases científicas, económicas y jurídicas de las Normas de mercurio y sustancias tóxicas en el aire de 2012 (MATS, por sus siglas en inglés) para las plantas generadoras, las cuales requieren reducciones significativas de mercurio, gases ácidos y otros contaminantes nocivos. Controlar estas emisiones mejora la salud pública de todos los estadounidenses al reducir ataques cardíacos fatales, reducir riesgos de cáncer, evitar retrasos del desarrollo neurológico en los niños, y ayudar a restaurar ciertas funciones del ecosistema que son valoradas por las personas y las empresas. Estas mejoras de salud pública son especialmente importantes para los niños y para los segmentos particularmente vulnerables de la población como las comunidades indígenas, las comunidades de bajos ingresos y las personas de color que viven cerca de plantas generadoras o que se ven afectadas por la contaminación peligrosa del aire. La propuesta, que responde a la Orden Ejecutiva 13990 del presidente Biden de fecha 20 de enero de 2021 titulada Proteger la salud pública y el medioambiente y restaurar la ciencia para enfrentar la crisis climática, revertiría una regla emitida por la administración anterior en mayo de 2020, la cual perjudicó la base jurídica de estas protecciones vitales para la salud.

La ciencia fidedigna deja en claro que necesitamos limitar el mercurio y las toxinas en el aire para proteger a los niños y a las comunidades vulnerables contra la contaminación peligrosa, explicó Michael S. Regan, administrador de la EPA. La EPA está comprometida a reducir agresivamente la contaminación del sector energético para que todas las personas, sin importar su código postal ni la cantidad de dinero que tengan en el bolsillo, puedan respirar aire limpio y vivir vidas sanas y productivas.

La propuesta dejaría inalteradas las normas actuales de emisiones, pero aseguraría la continuación de las protecciones de salud pública que exigen estos requisitos, procurando a la vez obtener información del público sobre oportunidades de lograr reducciones adicionales de la contaminación. Tomando en cuenta la carga que imponen en la salud pública los contaminantes peligrosos en el aire como el mercurio, así como los costos de controlar estas emisiones, la EPA propone determinar que es adecuado y necesario regular las emisiones de sustancias tóxicas en el aire provenientes de las plantas generadoras según la Ley de Aire Limpio.

Las normas de MATS, combinadas con avances en el sector energético, han impulsado reducciones drásticas en contaminantes nocivos. La EPA ha estimado que para 2017, las emisiones de mercurio de las plantas generadoras se redujeron en un 86 por ciento, las emisiones de gases ácidos se redujeron en un 96 por ciento y las emisiones de metales que no son mercurio se redujeron en un 81 por ciento en comparación con los niveles previos a las normas de MATS en 2010.

Antes de las normas MATS, las plantas generadoras eran la mayor fuente nacional de emisiones de mercurio y otros contaminantes tóxicos como cloruro de hidrógeno y selenio. También estaban entre los que más contribuían en el país sustancias como arsénico, cromo, cobalto, níquel, cianuro de hidrógeno, berilio y cadmio.

El hallazgo inicial adecuado y necesario se efectuó en 2000 y reafirmó en 2012 y 2016. En mayo de 2020, la administración anterior revirtió el hallazgo de 2016 de la EPA, perjudicando la base jurídica para las Normas de mercurio y sustancias tóxicas en el aire. La Orden Ejecutiva 13990 del presidente Biden dio instrucciones a la EPA de revisar dicho hallazgo y considerar una medida para dejar esto sin efecto. En la medida de hoy, la EPA propone determinar que la medida de 2020 se basó en una interpretación fundamentalmente deficiente de la Ley de Aire Limpio que indebidamente pasó por alto o subvaloró beneficios vitales de salud derivados de reducir la contaminación peligrosa en el aire proveniente de las plantas generadoras. Basándose en una evaluación integral de estos beneficios, los costos razonables de los controles, y otros factores relevantes, la EPA propone reafirmar que es adecuado y necesario regular las emisiones de contaminantes peligrosos en el aire que provienen de plantas generadoras que operan a base de carbón y petróleo.

La agencia también continúa considerando la Evaluación de Riesgo y Tecnología de MATS, como lo indica la Orden Ejecutiva 13990, a fin de determinar si son factibles y se justifica aplicar protecciones más estrictas contra la contaminación peligrosa del aire que proviene de las plantas generadoras. Para apoyar dicha evaluación, la EPA solicita información sobre el desempeño y costo de tecnologías o métodos nuevos o mejorados de operación para controlar las emisiones peligrosas de contaminantes al aire, así como información relacionada con el riesgo, como parte de esta propuesta.

La EPA aceptará comentarios sobre la propuesta durante 60 días después de la publicación en el Registro Federal. La agencia también planea llevar a cabo una audiencia pública virtual. Se anunciarán en línea los detalles sobre la audiencia en las semanas venideras. 

Conozca más detalles.(En inglés)

No Comments Yet.

Leave a comment

You must be Logged in to post a comment.

%d bloggers like this: